Blogia
Cierzo

La felicidad se consigue trabajando

La felicidad se consigue trabajando

Al economista Edmund Phelps le concedieron el Premio Nobel el año pasado y eso que había proclamado que el trabajo es esencial para la felicidad humana porque supone una "fuente de estimulación mental" y una "realización personal", la consecución de la "buena vida". Algo semejante figuraba escrito en la puerta del campo de exterminio de Auswitch: Arbeit macht frei (El trabajo os hará libres). Pero han pasado los años y el trabajo no nos ha hecho todavía ni felices ni libres. El empresario explota cuanto puede al trabajador, para él no es una persona, tan sólo se trata de un elemento productivo, que se valora según los beneficios que genera. Si el empleado llega puntual cada día, nunca coge una baja, curra como un condenado y jamás rechista, tiene posibilidades de jubilarse de su esclavitud. Pero si se rebela, denuncia las irregularidades que observa y reniega de una sociedad del bienestar en la que se vive encadenado de por vida a una hipoteca y se subsiste con un salario miserable, se le aplica la solución final: el despido.

Desde luego que la situación laboral del obrero se ve mejor con 10 millones de coronas suecas (1,1 millones de euros) en el bolsillo.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres