Blogia
Cierzo

Romanticismo puro

Ahora que la pareja Cherie-Tony Blair ya no vive en Downing Street empezamos a conocer sus secretos más íntimos. Resulta que Tony eligió para declararle su amor a Cherie y pedirle que se casara con él un lugar y un momento de lo más apropiado: ella estaba arrodillada, limpiando la taza del váter. Desde luego...

La romántica escena la relata la propia Cherie y enternece al más insensible. Imagínense a Tony, en pie y recostado sobre el dintel de la puerta del cuarto de baño, enamorado y dispuesto a compartir su vida con la mujer de sus sueños. Cherie puesta de rodillas en el suelo, con el estropajo en la mano y la cabeza medio metida en el inodoro, retirando los restos de cal y los orgánicos, sin darse cuenta de que su galán se halla a su espalda, dispuesto a pedirle la mano.

Todo debió ser tan hermoso que no me extraña que ella le diera el sí.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres