Blogia
Cierzo

Bojinka II

La Operación Bojinka II, abortada el pasado día 10, tuvo más eco que la Bojinka original. En enero de 1995, Al Qaeda planeó desde Filipinas la explosión simultánea de once aviones norteamericanos (ojo con el número) sobre el océano Pacífico. La trama se desarticuló dos semanas antes de la fecha prevista para los atentados, por lo que el terrorismo islamista se concentró desde entonces en el diseño paciente y meticuloso del 11-S. El día 11 de agosto, con esta exasperante regularidad mensual, se vivió el miedo por lo que pudo haber pasado si reactores repletos de turistas británicos hubieran explotado sobre el Atlántico.

Reprimiremos el impulso congratulatorio hacia la autoridad para plantearnos algunas cuestiones. ¿Once años después (ojo con el número) de la operación Bojinka, dónde está Bin Laden? Ni la colaboración de Reino Unido y los Estados Unidos permitiría mantener oculto tantos años al líder supremo de Al Qaeda refugiado en países presuntamente amigos: Afganistán y Pakistán. Por no hablar de su segundo, Al Zawahiri, dos estrellas televisivas con más audiencia que Bush y Blair. Esto nos lleva a la segunda pregunta: ¿No es curioso que la Operación Bojinka II coincidiera con el peor momento político de los mandatarios anglo-norteamericanos y cuando Israel agradece la cortina de humo para su campaña terrestre en Líbano? La tercera pregunta es ¿quién fabrica miles de terroristas suicidas en activo cada año? La innovación y la originalidad no distingue a Al Qaeda, la torpeza distingue a sus perseguidores.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres